El crecimiento de las reformas de pisos en Barcelona
0 comentarios
Compartir:

El envejecimiento del parque de viviendas se ha convertido en una preocupación para las autoridades de Barcelona. Aunque la rehabilitación va creciendo paulatinamente, todavía hay un gran número de edificaciones que presentan graves problemas de mantenimiento y que requieren una intervención rápida.

Según el censo de edificios, en Barcelona hay unos 85.000 bloques de viviendas anteriores al siglo XX. En Ciutat Vella, el distrito más antiguo de la ciudad, el 40% de las edificaciones fueron levantadas antes de 1900. El envejecimiento también es patente en otros distritos, principalmente en el Eixample, Gràcia y Sants Montjuïc.

Reformas integrales, una necesidad
El deficiente estado de conservación de buena parte de los edificios solo se puede corregir con reformas integrales en Barcelona. En este sentido, la Unión Europea también ha apretado el acelerador y ha establecido unos plazos de obligados cumplimiento: para el 2020, es decir, dentro de dos años, todos los edificios han de ser sostenibles desde el punto de vista energético. Eso implica un sobreesfuerzo de rehabilitación, que de momento no se está llevando a cabo con la rapidez deseada.

En los últimos años, el ritmo de la rehabilitación ha crecido alrededor del 11%, pero las necesidades apremian. Y ¿dónde es preciso incidir especialmente? Las deficiencias de los edificios son diversas: algunos de los más antiguos sufren patologías estructurales graves, que afectan incluso a la seguridad. Otros precisan ascensores, pero la problemática más extendida es la relacionada con el asilamiento de los edificios; hablamos desde techos y estructuras externas hasta ventanas y superficies acristaladas..

Las deficiencias en materia de aislamiento provocan un gasto energético mucho mayo al deseable. En una ciudad como Barcelona, con un clima benévolo y muchas horas de sol, el consumo debería ser bastante menor. Las facturas, sin embargo, son altas, y eso se debe en la mayoría de casos a un aislamiento deficiente.

Ayudas a la rehabilitación
Los presupuestos de reformas en Barcelona van en aumento años tras año. La mayoría de propietarios se centran en las zonas interiores, principalmente en baños y cocinas. También hay una preocupación creciente por los aislamientos y por los aspectos relacionados con la accesibilidad. El envejecimiento de la población exige la instalación de ascensores; pero son inversiones costosas que requieren la ayuda de la administración.

En 2017, el Consorcio de la Vivienda de Barcelona formado por la Generalitat de Catalunya y el Ayuntamiento, destinó 46,6 millones de euros a ayudas a la rehabilitación. En 2016, un total de 760 edificios se beneficiaron de las subvenciones y 12.300 familias pudieron disfrutar de una vivienda renovada y eficiente desde el punto de vista energético.

El programa subvencionó, entre otros, la rehabilitación de interiores, la instalación de ascensores y las mejoras en fachadas y cubiertas. También cubrió actuaciones para el ahorro energético, como la instalación de agua caliente con placas solares y obras para reparar las estructuras de edificios.

Las ayudas a la rehabilitación están este año todavía en stand by. La situación política que vive Catalunya ha paralizado temporalmente las iniciativas pero se espera que la práctica se retome en los próximos meses.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

X